Balsa para almacenar y reloj para regular se conservaban juntos en esta villa. Desde aquí se controlaba el riego de buena parte de la fértil huerta de Sierra Espuña en Pliego.

El número de habitantes y la disponibilidad de agua estuvieron equilibrados en Pliego durante muchos siglos. Esto evitó conflictos sociales y la posibilidad de organizar el reparto del agua sin necesidad de adscribirla a la tierra. Almacenar agua en la balsa para poder distribuirla más tarde evitó la necesidad de regar por la noche, mejorando la calidad de vida de los plegueros con respecto a otros pueblos vecinos.
La regulación del riego se hacía de la siguiente manera: la que procede del manantial se mide en horas del reloj, 12 en total, reguladas por el reloj de sol que preside la balsa, construido en 1759. Este agua recibe el nombre de hila. Se articula en tres tercios de cuatro horas cada uno, en la tanda de Santiago (verano) y reciben el nombre de Tercio de Quite, de 6 a 10 de la mañana. Luego está el Tercio de Llano, de 10 a 14 de la tarde. Y, por fin, el Tercio de Postrero, de 14 a 16 de la tarde. En la tanda de Santa María (otoño) los tercios sólo son dos, de 6 horas cada uno, Quite y Postreras.
La regulación del agua embalsada se hace midiendo la cantidad de agua con una caña marcada con rayas, más espaciadas en la parte inferior con el objeto de compensar la presión del agua. El volumen del agua se reparte en porciones denominadas horas, que en este caso se corresponden con unidades de volumen, no de tiempo. En la tanda de Santiago se hacen 8, y en la de Santa María 6. Para ello existen dos cañas una con 6 divisiones y otra con 8.

El Ayuntamiento de Pliego informó del robo de este reloj de sol el 13 de marzo de 2007. La pieza, construida en el siglo XVIII, y protegida como un bien de interés cultural, es propiedad de la Comunidad de Regantes Huerta Baja de Pliego.

A consecuencia de su desaparición, el Ayuntamiento pidió a la Consejería de Cultura y Turismo que, por medio del Centro de Restauración, se ejecutaran los trabajos dirigidos a realizar una réplica del mismo. Gracias a los dibujos de los técnicos del Consistorio se ha podido acometer y resolver este proyecto.

Finalmente, el 10 de diciembre de 2010, El director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, Enrique Ujaldón, ha presentado este viernes la réplica realizada del reloj de sol.

Pliego. Murcia. Sierra Espuña

El original era el reloj solar más antiguo de la Región, datado en 1751. Estaba tallado en piedra y sobre una columna redonda y se usó durante mucho tiempo para regular las tandas de riego de los campesinos que tenían derecho al agua de la balsa.

Representaba un sol con cara humana y era muy preciso, pues marcaba las horas, las medias, los cuartos y hasta una señal de siete minutos y 30 segundos. Para la réplica se ha elegido la piedra natural beige azaraque, por sus características físico-mecánicas.

Califícanos y escriba un comentario

Tu calificación para este establecimiento/recurso

angry
crying
sleeping
smily
cool
Buscar

Your review is recommended to be at least 140 characters long

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar